Seleccionar página

FILADELFIA, 20 de septiembre de 2018 - El senador Anthony Williams aplaude la decisión de la ciudad de Filadelfia de implementar una reforma sustancial a su proceso de confiscación civil.

"Durante demasiado tiempo, residentes inocentes de Filadelfia han sido víctimas de un proceso injusto que permitía a la policía confiscar sus bienes sin las debidas garantías procesales", declaró Williams. "Me complace que la ciudad de Filadelfia se esté dando cuenta de que el proceso de confiscación civil es injusto y esté instituyendo reformas para solucionar el problema".

Williams también dio las gracias al Instituto de Justicia, cuya demanda de 2014 impugnó el proceso de confiscación civil de la ciudad y fue un catalizador para la reforma.

"He trabajado con el Instituto de Justicia y me enorgullece ver que su duro trabajo está dando sus frutos en beneficio de los habitantes de Filadelfia".

La demanda de 2014 del Instituto de Justicia fue en nombre de una pareja a la que la policía confiscó su casa, sin previo aviso, después de que su hijo fuera sorprendido vendiendo drogas por valor de 40 dólares. No había pruebas de que la pareja tuviera conocimiento de la actividad ilegal.

La demanda argumentaba que la incautación de la propiedad sin previo aviso y sin pruebas de conexión con el delito constituía una violación de los derechos constitucionales.

Se reformará el proceso de decomiso civil de la ciudad:

  • Prohibir el uso del decomiso civil en casos de posesión de drogas de escasa cuantía;
  • Permitir la incautación de dinero en efectivo sólo en el marco de una causa penal;
  • Nombrar jueces para supervisar los casos de decomiso; y
  • Prohibir que los bienes decomisados financien las nóminas del fiscal o de la policía.

"Introducir cambios en el proceso de decomiso civil es un gran avance para la reforma de la justicia penal", dijo Williams. "Es una victoria para quienes han sido víctimas de decomisos injustos en el pasado y una garantía de que no habrá más víctimas de situaciones similares en el futuro".

Según el Philadelphia Inquirer, se calcula que se devolverán 3 millones de dólares a los residentes que fueron víctimas de confiscaciones civiles. El fiscal Krasner y el alcalde Kenney darán más información sobre la reforma esta tarde.